viernes, diciembre 06, 2013

Hola a todos o noticia de último minuto: Nelson Mandela nunca llegó al Perú

En un magazin de la mañana presentan la muñeca Chola Puca
El moderador estrella se aparece con un arma y apunta
Los moderadores tiran las muñecas al suelo y simulan dispararles



La Chola Puca, reclamando a risas, comienza a recoger los restos de su muñeca.

La Chola Puca trata de arreglar algunas de las muñecas, la moderadora trata de ayudarle.

El Cuy entra en escena y toma una muñeca Chola Puca

El Cuy tira la muñeca Chola Puca al suelo,...

se lanza sobre la muñeca Chola Puca...

...y simula una violación.

La Chola Puca que es personaje de ese programa se abalanza sobre su Colega dentro del disfraz del Cuy para salvar a su muñeca.

La moderadora y el moderador muestran llenos un pedazo de la muñeca. Carcajadas por doquier.

No solo de secuestros y de conflictos socioambientales sobrevive nuestra guerra interna. Muy a menudo basta y sobra mirar con detenimiento, y amor por el detalle, escenas de nuestra vida cotidiana.

La muñeca Chola Puca
Hace unos días tomaba desayuno en un pequeño restaurante a la vuelta del Ministerio de Trabajo. Corría como siempre el televisor y parecía una mañana cualquiera (Los dueños de todo restaurante suponen que todos sus clientes perciben el ruido eléctrico que proviene de esas cajas de plástico que cuelgan de sus paredes como un bono a su favor en la cacería por más clientes).

La mayoría de veces en ese caso o leo el ruido visual que ofrece mi smartphone, que por lo menos tiene unas aplicaciones que me ofrecen las noticias de las fuentes que a mi sí me interesan, o incluso me atrevo a entablar contacto con algún otro humano físicamente presente y próximo a mi mesa, si se presta la ocasión, ya que a esa hora apurada muy pocos quieren conversar con alguien.

Pero el otro día mis ojos quedaron como si una cobra me hipnotizara. No podía sacar mi mirada de la escena que armaron en el estudio de un contentísimo programa mañanero. Vi como un cantante de cumbia ahora moderador, agarra una metralleta de plástico y masacra unas muñequitas para niñas, en sus cajitas de empaque, que su colega de programa, el personaje de "Chola Puca" trata de colocar en el mercado vía twitter o facebook. Luego de quedar regadas todas las muñequitas por el suelo, su otro colega, el Cuy del programa se abalanza triunfalmente sobre una de las muñecas en el piso y hace lo que se espera de él. Otro personaje del programa a toda risa trae un brazito y los moderadores terminan presentando este pedazo de muñeca a modo de punto final de...

¿Pues de qué? ¿Cómo es posible reírse de algo semejante? ¿Cómo se les ocurre que esta performance es algo que los televidentes van a disfrutar? ¿Qué enfermos estamos que nos da risa cuando alguién simula una ejecución sumaria de muñecas y otro simula una violación de muñecas?

Si algo así sucediese en el patio de un colegio de educación inicial, es muy probable que terminen algunos padres citados por el departamento psicológico del colegio. Y hasta pudiese suceder que rebote  con tono indignádisimo en algún noticiero de los domingos.

Dirán: pero si todo era una simulación, pero si todos se mataron de risa, pero que falta de humor...

...y es muy probable que algunos que lean este post piensen que en efecto soy un exagerado sin una pizca de sentido del humor. Pero una cosa es el arte grotesco de la ironía y de la sátira que sé disfrutar a carcajada sana como liberadora, y otra muy diferente es la ausencia de toda sensibilidad, de ética, de conciencia histórica y hasta de sentido común. Más aún si la misma colega trata de parar lo que se viene, recordándole al moderador que son colegas y compañeros de trabajo. Un grito que el moderador del caso, con metralleta en mano, no tiene ningún problema en ignorar.

Todo parecido con nuestra historia reciente es mera coincidencia...

Me imagino que para los productores del espacio y la administración del canal, esta performance quepa de manera perfecta y clara con la misión del programa:

Un magazine dedicado a brindar entretenimiento a la familia peruana, con una orientación hacia el público femenino. Tiene todo lo que una mujer moderna necesita saber en su complejo rol de madre y mujer. http://atv.tuteve.tv/programa/283/hola-a-todos, consultado el 06.12.2013

Más que ofrecer todo los que una mujer, hombre, menor de edad, persona de tercera edad necesita saber en el Perú, le sobra el sarcasmo de la despreocupada ignorancia - quizá lo único salvable es que nos demuestra, de manera tan  involuntaria como concreta, que no solamente nuestra educación cognitiva está por los suelos en todos los rankings, sino que nuestra educación sentimental debe andar por los mismos niveles.

Y si alguien desea corroborar lo descrito, en el todopoderoso You Tube todo queda almacenado:
http://www.youtube.com/watch?v=n60vxtERKic#t=182, del minuto al 02:58 al 05:20.

Que contraste con la noticia que leí este dia 6 de diciembre 2013 antes de abalanzarme con el sentido de humor de un buen indignado sobre este post. Ayer ha muerto Nelson Mandela, a cual cantaba Miki Gonzalez. Hace ya 11 años.

Y leo en La República de este día una frase que Mandela incluye en su autobiografía "Long Walk to Freedom" (1994): "Nadie nació odiando a otra persona por el color de su piel, sus orígenes o su religión. La gente debe aprender a odiar, y si aprenden a odiar, se les puede enseñar a amar".

Apago el televisor y saldré en búsqueda de Nelson, aunque el camino se torne larguísimo...





No hay comentarios.: