Ir al contenido principal

La presidenta de la Confiep pide


La presidenta de la Confiep pide, o mejor dicho exige que la minería no pare. 

Esta exigencia que desnuda su esperable posición, y que expone sin sangre en la cara a los obreros de ese sector y sus familias, carece de toda lógica económica además.

¿Quién dice que en unos días todo vuelve a la normalidad, que el cobre producido por las minas - que no deben parar nunca - va a ser recogido en el Callao, o siquiera pagado? 

Nadie sabe cuánto va durar esta pandemia, ni cuántas víctimas nos va a cobrar en el Perú y en el mundo. Porque es una pandemia global y tenemos que mirar más allá de nuestras fronteras, abrir la ventana de la casa y sacar la cabeza, y girarla en todos lados. No hacerlo nos expone aún más. En China la economía esta a punto de su colapso, las cadenas productivas "just in time" que cubren como una telaraña el mundo han demostrado que son de ese material, la aspiradora coronavirus se las está aspirando todas. Y mientras que estas cadenas productoras de demanda van colapsando, el consumo también - dejando de lado lo que las poblaciones y sus gobiernos consideren de primera necesidad - todo los demás productos de la economía global no tienen mucha demanda, digamos, nadie las quiere comprar por ahora. ¿Y ese ahora cuanto va durar? ¿Semanas, meses, años?

A diferencia de la crisis financiera del 2008, donde los bancos centrales de los países más poderosos y los organismos financieros multilaterales actuaron en unisono para proteger su sistema, esta vez cada uno baila con su pañuelo. Y parece que nos dirigimos a una desglobalización a toda velocidad. En Europa los políticos conservadores, hasta ayer defensores convencidísimos del principio presupuesto cero para Estados, han girado sin asco su opinión y son ahora más radicales en sus propuestas de intervención estatal que la misma izquierda. La OPEC está más peleada que nunca y no consiguen ponerse de acuerdo en cuanto debe costar el barril de petroleo. En España el Estado ha entrado en clínicas privadas y las ha tomado simplemente. Llámenlo estatización si quieren. En Alemania el intento de compra agresiva de la empresa farmacéutica de alta tecnología CUEVAC por capitales de EEUU enviados por la misma Casa Blanca terminó en un enorme pleito con el Gobierno alemán. Y esa misma empresa ahora trabaja para el Estado alemán. Hasta en la super libre sociedad canadiense se imponen ahora medidas fuertes, donde el colectivo se impone a la fuerza al individuo.

La crisis de coronavirus es también el momento que quita la mascara al caudillo populista, que depende de sus propios gritos para sobrevivir políticamente. También ha demostrado que la idea de muchos politólogos - hasta ayer - sobre el ocaso del Estado Nacional como actor propio, era una equivocación. A la hora de la hora, los Estados en todo el mundo demuestran, que de un momento para el otro, pueden actuar y muy rápido, a veces tomando medidas al límite del autoritarismo. Cerrando fronteras, mandando a la gente a sus casas, clausurando las puertas de empresas, quedándose con sus productos y un largo etc.

Es decir no necesitamos desglobalización, sino todo lo contrario, necesitamos una nueva lógica de globalización, mucho más coordinada y mucho mucho más justa. Lo que Trotski soñaba como una cuarta internacional, pero a través de una visión global que no sea asimétrica y donde los derechos individuales se fusionen bien y transparentemente con las necesidades del colectivo. Es un sueño, así es, pero sin sueños no hay visión, ni misiones, ni políticas, y los cambios con sus transformaciones del mundo solamente serán cataclísmicas y descontrolados. Veremos que pasa.

Reflexiones a partir de la lectura del ensayo:
Saxer, Marc, "Epochenbruch - Die Corona-Krise sendet Schockwellen durch alle Systeme. Das eröffnet aber auch Chancen.", IPG Internationale Politik und Gesellschaft 18.03.2020 2020. (

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jaime Miranda B. en el MICROMUSEO de Gustavo Buntinx

Con Cargo Cult Jaime Miranda Bambarén hizo escala en la ciudad del puerto .  Sin barco, todo lo contrario, trajo de la selva un avión caído, sujetado por ramas desvisibilizadas. Su instalación en El Callao, que se llama a sí mismo nuestro Primer Puerto, nos catapulta hacia la sonrisa cáustica que remite a escenas de avionetas estrelladas en árboles que tantas veces he visto en las noticias pero más en el cine. El ser erótico de madera y metal ha retornado también, esta vez con la tarea escolar que explica el lazo esclarecedor entre la sala sin luz, en leve penumbra, y el patio techado iluminado por el Sol.  Las dos atmósferas terminan siendo en mi retina traducción de la conversación dialéctica entre los cuerpos dañados de siempre, uno de material metálico-plástico y el otro orgánico-madera, ambos esculpidos por el tiempo natural y la desmesura humana. *Durch Natur und Hybris verwittert*, entendiendo "Witterung", como aquella expresión alemana que hace refer

difícil ordenarse

moverse en lima es torturante y reconfortante, ambas sensaciones coexisten sin dificultad, pero crean escozor, en el sentido freudiano del unbehagen. asco y placer van de la mano, a primera vista y también luego de la segunda mirada. la calle es hace tiempo un terreno baldío y salvaje. la práctica de movilizacion es agresividad pura, autodefensa obsesiva, carente de todo sentido de humor y menos aún de una disposición hacia la suave autorironía. en eso las calles de la lima se parecen a nuestro fútbol. las soluciones parecen infinitamente, inalcanzablemente lejanas en ambos ámbitos. Me pregunto si más que estudios expertos extensos, una campaña humanamente inteligente, comprensiva y evitativa de estados mentales alterados sean emocionales o morales, que se apoye en lo que los alemanes llamarian unaufgeregtheit y los ingleses sensible y los norteamericanos - e incluyo canada pero dejo afuera méxico, que para mi gusto sigue siendo america central - llamarian twinkling eyes, pudiese se

Un halo de luz, todo un estadio se pone de acuerdo, una vida que se salva.

Por qué compartí este post? Pocas veces se puede ver en concreto como se debe reaccionar en una emergencia, así como el caso del futbolista danés, había gente cerca qué habían pasado por algún tipo de educación ante emergencia, por eso, cuando hay simulacros o en tu empresa o chamba hay entrenamientos, participen, exigan que no se quede en un PowerPoint para cumplir con el reglamento. Nunca se sabe cuándo puede pasar, y saber que hacer vale oro, para el accidentado y para uno mismo, porque luego se siente que se hizo lo que se pudo, y eso bien. Recuerdo que para sacar mi brevete alemán tenía que ir varias sesiones a una estación de bomberos, y alli la Cruz Roja me enseñó acciones concretas, esa experiencia y las que he podido participar en mi actual centro de labores, me ha permitido, apoyar ya varias veces, siempre cuando menos lo esperaba. De manera muy sencilla, a veces pidiendo de manera firme pero amable a alguien que ha sacado su celular como primera reacción para tomar foto, que